#ReconstrucciónSocialdelHábitat PUEBLA “Ánuá calli”

Ánuá calli_reconstrucción social del hábitat en la mixteca poblana_Página_01

“Lo importante no es solo reconstruir casas, sino
reconstruir relaciones dentro de un ámbito de vida”
Camillo Boano. Arquitecto.

La reconstrucción no sólo implica viviendas y edificios. Es un proceso social que debe impulsar las economías locales seriamente afectadas por el siniestro. Es también un proceso emocional y psicológico. Las Propuestas de Producción Social del Hábitat (coordinadas por HIC-AL) para apoyar la reconstrucción se plantean desde un enfoque integral y sistémico.

¿Qué pasó? ¿A quiénes les pasó? ¿Cuáles son las percepciones de los actores implicados por el siniestro? ¿Cuáles son los tipos de daños? ¿Cuáles fueron las tipologías de vivienda afectadas? ¿En qué suelo están ubicadas? ¿Es necesaria vivienda emergente?

Ante ello un grupo de tres organizaciones (TIAN Taller del Hábitat, Gente ayudando a gente y Hábitat Participativo) y mas grupos de voluntarios y entusiastas nos hemos unido
para atender a alguna de las comunidades más afectadas (y más alejadas) de la zona del epicentro del sismo del 19 de septiembre de 2017, en la zona sur poniente del estado de Puebla.

Esquema vivienda

¿Qué es la Producción Social del Hábitat?

Hay diferencias importantes entre autoconstrucción, autoproducción y producción social del hábitat que conviene aclarar para entender que tipo de proyecto estamos trabajando.

La Autoconstrucción sólo abarca el aspecto constructivo del proceso de producción. Es sólo una de las maneras posibles de realizar la fase de construcción de la vivienda o los componentes del hábitat. Generalmente, más no siempre, se vincula con prácticas de autoproducción.

Mientras que la Autoproducción se refiere a los pasos a través de los cuales individuos, familias o grupos organizados llevan a cabo un proceso de producción por su propia iniciativa y para su propio beneficio. Puede hacerse mediante la autoconstrucción o por un proceso de construcción llevado a cabo por terceros.

La Producción Social del Hábitat (PSH) puede o no hacer uso de la autoconstrucción; y generalmente se refiere a procesos de autoproducción coordinada, pero admite también ciertos tipos de producción llevada mediante un proceso de asesoría técnica participativa proporcionada por terceros.

Diseño participativo para la reconstrucción

Para ello se plantea un proyecto dividiendo un estudio en tres partes:
1. Análisis de las condiciones existentes.
2. Determinación de criterios de diseño.
3. Diseño de casos específicos.
Análisis
El análisis de las condiciones existentes se realizará con base en los siguientes
elementos:
Condicionantes ambientales y análisis de riesgos: Considerando la división de las diferentes regiones ambientales, en cada una de ellas se determinaran las condicionantes ambientales que tienen mayor incidencia en decisiones de diseño urbano y de vivienda.
Tipología de la vivienda: Se realizará un estudio de los asentamientos más representativos de cada región y en ellos se determinarán las constantes formales, funcionales, constructivas, de adaptación al medio y de imagen.
Morfología del poblamiento: Se estudiaron aspectos como el trazado, los usos de suelo y adaptación al medio, a nivel urbano.
Materiales de construcción: En cada región, se llevó se revisarán los materiales más empleados, tanto de la vivienda tradicional como de la contemporánea.

Posicionamiento frente a la reconstrucción (PDF): DMH2017

Anuncios